Colabora a través de donaciones de alimentos o económicas, entrega de excedentes de alimentos, compartiendo su experiencia profesional o la ilusión y el esfuerzo que puedan aportar a través de un voluntariado.

   Declarado de Utilidad Pública por el Ministerio del Interior

   Premio Príncipe de Asturias de la Concordia

     Medalla de Oro de Canarias

     Roque Nublo de Plata del Cabildo de Gran Canaria

     

Manuel García Falcón

A este aruquense, ex Administrativo Oficial de primera, le habló del Banco de Alimentos de Las Palmas, uno de sus voluntarios: Julio González, aprovechando un curso de Peritia et Doctrina que ambos realizan en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Desde entonces, el Banco de Alimentos es para Manolo una gran alegría y una gracia de Dios porque le permite estar ocupado y, de camino, ayudar a los demás.

Su trabajo en el Banco consiste en clasificar los alimentos destinados a las entidades a las que se reparten, y, en general, colaborar en todo lo que haga falta. En esa tarea diaria, Manolo, hombre amable y servicial, destaca lo maravillosas que son para él las personas con las que comparte sus tareas con las que da gusto trabajar.

Recomienda a toda persona que puede, compartir con él su experiencia en el Banco porque trabajar voluntariamente por los demás es una satisfacción gratificante.

Confiesa que se encuentra muy bien en el Banco de Alimentos de Las Palmas, donde piensa estar "hasta que haga falta, si Dios quiere"